Saltar al contenido

Fundacion Un Bosque pa Maria

Inicio » Un bosque de esperanza

Un bosque de esperanza

Hoy tenemos una historia emocionante para compartir, una que llenará vuestros corazones de esperanza y alegría. El pasado 9 de marzo de 2024, en una jornada soleada y llena de energía, nos unimos con algunas de las asociaciones y empresas más comprometidas con el planeta para llevar a cabo una maravillosa jornada de plantación de árboles en Asturias.

Las asociaciones socioambientales Biodevas y El Viescu se unieron con la asociación de vecinos Santa Bárbara Reforesta y la inspiradora empresa de moda sostenible Wanderlove para llevar a cabo esta jornada tan especial. Juntos, con nuestras manos y corazones alineados, plantamos más de 270 árboles y arbustos de 16 especies autóctonas de Asturias.

Desde el momento en que llegamos al terreno, el ambiente estaba cargado de emoción y determinación. Equipados con herramientas, guantes y una sonrisa en el rostro, nos sumergimos en la tierra con entusiasmo. Cada árbol plantado era más que una adición al paisaje; era un acto de amor hacia nuestro planeta y un compromiso con las generaciones futuras.

Las risas y conversaciones llenaban el aire mientras trabajábamos juntos, unidos por un objetivo común: dar vida con nuestras manos a un nuevo bosque. Mientras las manos se ensuciaban de tierra y las raíces se asentaban en su nuevo hogar, podíamos sentir la conexión palpable con la naturaleza a nuestro alrededor.

Pero esta jornada no se trataba solo de plantar árboles; también se trataba de construir comunidad y fomentar la colaboración. Vecinos, voluntarios, y colaboradores de todas partes se unieron en un esfuerzo colectivo para crear un impacto positivo en nuestro entorno.

Después de horas de trabajo duro, pudimos disfrutar de una comida de traje. Las personas que plantamos cara a la lluvia pudimos disfrutar de un picoteo aderezado con sidra. Nos despedimos del día con el corazón lleno de gratitud y la satisfacción de saber que habíamos contribuido a algo más grande que nosotros mismos.

A medida que la tarde se tornaba más oscura, nos despedimos con la promesa de volver a reunirnos y continuar nuestro trabajo de amor hacia la Tierra. Porque juntos, somos más fuertes, y juntos, podemos marcar la diferencia.

Gracias a todos los que se unieron a nosotros en esta jornada inolvidable. Que este bosque que hemos plantado sea un recordatorio perenne del poder de la colaboración y el cuidado del medio ambiente. ¡Sigamos sembrando semillas de cambio y creando un futuro más verde para todos!